top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

LOS VOMITOS EN NIÑOS PEQUEÑOS

¿QUE SON LOS VÓMITOS EN NIÑOS PEQUEÑOS?


Los vómitos en los niños pequeños son la expulsión forzada y repentina del contenido del estómago a través de la boca. Los vómitos pueden ser causados por diversas razones, como infecciones, intoxicaciones, alergias alimentarias o enfermedades gastrointestinales. Es importante abordar los vómitos en los niños pequeños de manera adecuada para prevenir la deshidratación y aliviar su malestar.


¿QUÉ HACER EN CASA PARA EL MANEJO DE LOS VOMITOS EN NIÑOS?


El manejo adecuado de los vómitos en un niño pequeño es crucial para su bienestar. Aquí hay algunas pautas generales para el manejo de los vómitos en el hogar:


Detén la alimentación:

Cuando el niño vomita, suspende la alimentación sólida o la leche durante al menos una hora. Después de ese tiempo, puedes ofrecer líquidos claros en pequeñas cantidades.

Hidratación:

Mantén al niño hidratado ofreciendo líquidos claros y frescos en pequeñas cantidades. Ejemplos de líquidos claros incluyen agua, solución de rehidratación oral o pediátrica (SRO), caldo suave o jugo diluido.

Evita alimentos sólidos:

No reintroduzcas alimentos sólidos hasta que el niño pueda retener líquidos claros sin vomitar durante al menos 6 horas.

Mantén la calma:

Los vómitos pueden ser angustiantes para los niños y los padres. Mantén la calma y consuela al niño durante este período.

Limpieza adecuada:

Limpia cualquier vómito de manera inmediata y cuidadosa para prevenir la propagación de infecciones. Lávate bien las manos después.


¿CUÁNDO BUSCAR AYUDA MÉDICA?


Si bien los vómitos suelen ser causados por infecciones gastrointestinales leves y suelen mejorar con cuidados en el hogar, hay situaciones en las que debes buscar atención médica para un niño con vómitos:


Deshidratación:

Si el niño muestra signos de deshidratación, como sequedad en la boca, pocas lágrimas al llorar, orina oscura y escasa, o hundimiento de la fontanela (en bebés), busca atención médica de inmediato.

Vómitos persistentes:

Si el niño sigue vomitando durante más de 24 horas o si los vómitos son recurrentes, consulta a un médico.

Sangre en el vómito:

Si el vómito contiene sangre o parece alquitranado, busca atención médica de inmediato, ya que esto podría ser un signo de una afección grave.

Fiebre alta persistente:

Si la fiebre persiste junto con los vómitos o si el niño presenta otros síntomas preocupantes, como rigidez en el cuello o letargo, busca atención médica.

Vómitos después de un golpe en la cabeza:

Si el niño vomita después de una lesión en la cabeza, busca atención médica inmediatamente, ya que esto podría indicar una lesión cerebral.


En resumen, el manejo de los vómitos en niños pequeños es fundamental para su bienestar. Siguiendo las pautas adecuadas en casa, como la suspensión de la alimentación sólida y la hidratación con líquidos claros, puedes ayudar a aliviar el malestar del niño. Sin embargo, es importante buscar atención médica cuando sea necesario, especialmente si hay signos de deshidratación, vómitos persistentes o síntomas preocupantes. La seguridad y la salud del niño son la prioridad.

Mas información:



87 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page