top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

TIPS PARA EL INICIO DE LA ALIMENTACION COMPLEMENTARIA


¿Qué es la Alimentación Complementaria?

La alimentación complementaria es la transición de la lactancia materna o fórmula exclusiva a la incorporación de alimentos sólidos en la dieta del bebé. Este proceso comienza generalmente a los seis meses de edad y es un periodo crítico para el desarrollo nutricional, cognitivo y de salud general del niño.

 

¿Qué Hacer?

Inicio de la Alimentación Complementaria:

Comienza a introducir alimentos sólidos a los seis meses. La lactancia materna exclusiva es recomendable hasta este punto, debido a sus beneficios en el desarrollo y la prevención de enfermedades.

Exposición a Alimentos Potencialmente Alergénicos:

Introduce alimentos potencialmente alergénicos entre los cuatro y seis meses. Esto puede reducir el riesgo de alergias alimentarias.

Cuidado con el Gluten:

Evita la introducción de gluten antes de los cuatro meses y después de los siete meses. La introducción temprana o tardía de gluten no ha demostrado reducir el riesgo de enfermedad celiaca.

Evita Bebidas Azucaradas:

No ofrezcas bebidas azucaradas a niños menores de 24 meses para prevenir la obesidad y la preferencia excesiva por sabores dulces.

Restricción de Edulcorantes Artificiales:

Limita el uso de edulcorantes artificiales en menores de 24 meses.

Secuencia de Alimentos:

Incluye alimentos ricos en hierro y zinc, como carnes y cereales fortificados, al iniciar la alimentación complementaria.

Consistencia de Alimentos:

Adapta la consistencia de los alimentos al desarrollo neuromuscular del niño, avanzando progresivamente de purés a alimentos más sólidos.

Considera el Baby-Led Weaning (BLW):

Esta técnica permite que los niños se autoalimenten y puede favorecer la regulación del apetito y la preferencia por alimentos saludables.

 

¿Cuándo Solicitar Apoyo Profesional?

Es vital consultar a un profesional de la salud en las siguientes situaciones:

Si tienes dudas sobre cuándo o cómo comenzar la alimentación complementaria.

Si tu hijo muestra signos de reacciones alérgicas a ciertos alimentos (como erupciones cutáneas, problemas gastrointestinales o dificultad para respirar).

Si observas que tu hijo no está creciendo o desarrollándose adecuadamente.

Si necesitas orientación sobre el equilibrio nutricional de los alimentos complementarios.

En casos de preferencias alimentarias extremadamente selectivas o problemas de alimentación.

 

Conclusión:

La alimentación complementaria es más que simplemente agregar sólidos a la dieta de tu bebé; es una oportunidad para establecer una base sólida para la salud y el bienestar a largo plazo. Recordando siempre que cada niño es único, y su proceso de alimentación complementaria debe adaptarse a sus necesidades individuales.




Mayor información



396 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page