top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

PREPUCITIS (INFECCION DE LA PIEL DEL PENE) EN NIÑOS

¿QUÉ ES LA PREPUCITIS?

La prepucitis es una inflamación del prepucio, que es la piel que cubre la punta del pene en los niños no circuncidados. Esta condición puede ocurrir a cualquier edad y es relativamente común. Sus principales síntomas incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor, dificultad para retraer el prepucio y, en algunos casos, secreción o mal olor. La causa más frecuente es una higiene inadecuada, aunque también puede ser resultado de infecciones bacterianas o de levaduras.

 

¿QUÉ HACER EN CASA?

 

El cuidado en casa es crucial para prevenir y tratar la prepucitis leve. Aquí te dejamos algunas recomendaciones:

 

Higiene adecuada:

Enséñale a tu hijo a lavar suavemente el área genital con agua tibia y sin jabón dentro del prepucio, si es que puede retraerse fácilmente. Esto debe hacerse regularmente durante el baño.

Baños de asiento:

Sumergir al niño en un baño de asiento con agua tibia puede ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación. Asegúrate de secar completamente el área genital después del baño.

Evita retraer el prepucio a la fuerza:

Forzar el prepucio puede causar daño y empeorar la inflamación. En los niños pequeños, el prepucio puede no estar completamente separado del glande, y esto es normal.

 

¿CUÁNDO PEDIR AYUDA PROFESIONAL?

Si bien algunos casos de prepucitis pueden tratarse en casa, es fundamental saber cuándo buscar ayuda profesional. Contacta a un pediatra si observas cualquiera de los siguientes síntomas:

 

Síntomas que empeoran o no mejoran después de unos días de cuidados en casa.

Fiebre:

La presencia de fiebre puede indicar una infección que requiere tratamiento médico.

Dificultad para orinar:

Si tu hijo experimenta dolor al orinar o es incapaz de orinar, es esencial buscar atención médica inmediata.

Secreción purulenta o mal olorante, lo que puede indicar una infección.

Signos de deshidratación, especialmente si el niño no está orinando con regularidad.

El tratamiento médico puede incluir la prescripción de cremas o pomadas antibióticas si se sospecha de una infección bacteriana. En casos más severos o recurrentes, podría considerarse la circuncisión como una solución a largo plazo.



 

Conclusión

La prepucitis es una condición común que puede preocupar a padres y tutores. Aunque en muchos casos se resuelve con cuidados simples en casa, es vital estar atentos a los síntomas que requieren atención médica. Fomentar una buena higiene y estar informados son claves para manejar esta condición eficazmente. Recuerda, ante la duda, la consulta con un profesional de la salud es siempre la mejor decisión.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page