top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

CRISIS CONVULSIVAS FEBRILES EN NIÑOS


¿QUÉ SON LAS CRISIS CONVULSIVAS FEBRILES EN NIÑOS?

Las crisis convulsivas febriles son episodios repentinos de convulsiones o sacudidas musculares involuntarias que pueden ocurrir en niños durante una fiebre alta, por lo general entre los 6 meses y los 5 años de edad. Estas convulsiones pueden ser aterradoras para los padres, pero en la mayoría de los casos, son benignas y no causan daño cerebral a largo plazo. Sin embargo, es crucial entender cómo manejarlas correctamente para garantizar la seguridad de tu hijo.


¿QUÉ HACER EN CASA ?


Mantén la calma:

A pesar de lo aterrador que pueda ser presenciar una convulsión en tu hijo, trata de mantener la calma. La mayoría de las crisis convulsivas febriles son de corta duración y no representan un peligro inmediato.

Asegura la seguridad:

Coloca a tu hijo en un lugar seguro y retira cualquier objeto cercano que pueda representar un peligro durante la convulsión. Coloca a tu hijo de lado para ayudar a mantener sus vías respiratorias despejadas.

No restrinjas los movimientos:

Evita sujetar o restringir los movimientos de tu hijo durante la convulsión. No pongas nada en su boca, ya que podrías causar lesiones.

Controla la duración:

Observa el tiempo que dura la convulsión. Si la convulsión dura más de 5 minutos, o si tu hijo tiene dificultades para respirar después de la convulsión, busca atención médica de inmediato.


¿CUÁNDO SOLICITAR APOYO PROFESIONAL?

Es importante buscar apoyo médico en las siguientes situaciones:

  • Si es la primera vez que tu hijo experimenta una crisis convulsiva febril, ya que es importante confirmar el diagnóstico y descartar otras causas subyacentes.

  • Si la convulsión dura más de 5 minutos.

  • Si tu hijo tiene dificultades para respirar después de la convulsión.

  • Si tu hijo experimenta una segunda convulsión en un período corto de tiempo.

  • Si la convulsión está acompañada de síntomas preocupantes, como rigidez en el cuello, vómitos persistentes o cambios en el estado de conciencia.

  • Si tu hijo tiene antecedentes familiares de trastornos neurológicos.

Recuerda que las crisis convulsivas febriles son comunes en la infancia y, en la mayoría de los casos, no causan daño a largo plazo. Sin embargo, siempre es esencial buscar atención médica y seguir las pautas de tu profesional de la salud para garantizar el bienestar de tu hijo durante y después de una convulsión.


Mayor información:




53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page