top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

ALERGIA A LA PROTEINA DE LECHE DE VACA EN NIÑOS

¿QUÈ ES LA ALERGIA A LA PROTEINA DE LA LECHE DE VACA?

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es una reacción adversa del sistema inmunitario a las proteínas presentes en la leche de vaca. Esta afección es común en los niños y puede manifestarse desde temprana edad, generalmente durante los primeros meses de vida.

 

¿QUÈ SINTOMAS PRESENTA?

ué síntomas presenta la alergia a la proteína de la leche de vaca en niños?

Los niños con APLV pueden experimentar diversos síntomas, que pueden variar en intensidad. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

 

Problemas gastrointestinales como vómitos, diarrea, heces con sangre o moco.

Irritabilidad o llanto excesivo después de la alimentación.

Problemas respiratorios como la congestión nasal, tos o sibilancias.

Erupciones cutáneas como eczema o urticaria.

Problemas de crecimiento y desarrollo, como retraso en el crecimiento o bajo aumento de peso.

 

¿PORQUÈ SE PRODUCE LA ENFERMEDAD?

La APLV ocurre cuando el sistema inmunitario del niño identifica erróneamente las proteínas de la leche de vaca como sustancias dañinas y produce una respuesta alérgica. El sistema inmunitario libera histaminas y otras sustancias químicas que causan los síntomas de la alergia.

 

Se desconoce la causa exacta de por qué el sistema inmunitario reacciona de esta manera, pero se cree que factores genéticos y ambientales pueden desempeñar un papel en el desarrollo de esta alergia.

 

¿QUÈ HACER EN CASA?

Si sospechas que tu hijo puede tener alergia a la proteína de la leche de vaca, es importante que consultes a su pediatra para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento. Algunas medidas que puedes tomar en casa incluyen:

 

Eliminar por completo los alimentos que contienen proteína de la leche de vaca de la dieta del niño y reemplazarlos por fórmulas o leches específicas para alergia a la proteína de la leche de vaca.

Leer detenidamente las etiquetas de los productos alimenticios para asegurarse de que no contengan proteína de la leche de vaca.

Evitar el consumo de otros alimentos que puedan contener trazas de proteína de la leche de vaca, como algunos panes, embutidos o alimentos procesados.

Seguir las recomendaciones y pautas del pediatra en cuanto a la reintroducción gradual de la proteína de la leche de vaca en la dieta del niño, en casos en que se tolere con el tiempo.

Recuerda que la alergia a la proteína de la leche de vaca puede ser grave y potencialmente peligrosa, por lo que es importante trabajar en conjunto con un profesional médico para asegurar el manejo adecuado de esta condición en tu hijo.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page