top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

TRASTORNO OPOSITOR DESAFIANTE (AGRESIVIDAD EN NIÑOS)

¿QUÉ ES?


El Trastorno Opositor Desafiante (TOD) es un trastorno del comportamiento infantil que se caracteriza por un patrón persistente de hostilidad, desobediencia y actitud desafiante hacia figuras de autoridad, como padres, maestros u otros cuidadores. Aunque es común que los niños desafíen las reglas y las autoridades en ciertas etapas de su desarrollo, el TOD va más allá de las conductas típicas de la infancia y puede generar problemas significativos en el hogar, la escuela y las relaciones interpersonales.


¿ QUÉ OBSERVAR EN CASA CUANDO SE SOSPECHA DE UN TRASTORNO OPOSITOR DESAFIANTE?


Es importante estar atento a ciertos signos y comportamientos que pueden indicar la presencia de un Trastorno Opositor Desafiante en un niño. Aquí hay algunas cosas que los padres y cuidadores pueden observar en casa:


Hostilidad persistente:

Los niños con TOD suelen mostrar un patrón persistente de enojo, resentimiento y hostilidad hacia figuras de autoridad y a menudo se resisten activamente a cumplir con las reglas y las solicitudes.


Desobediencia constante:

Los niños con TOD pueden desobedecer repetidamente las instrucciones y reglas establecidas, incluso cuando comprenden las consecuencias de sus acciones.


Actitud desafiante:

Exhiben una actitud desafiante y argumentativa, a menudo discutiendo con adultos y negándose a cumplir con las peticiones sin una razón aparente.


Irritabilidad:

Pueden enojarse con facilidad y tener arrebatos de ira intensos y frecuentes.


Vengatividad:

A veces, pueden buscar venganza o revancha contra quienes perciben como sus enemigos, incluso si esas personas no han hecho nada para provocar tal reacción.


Problemas en las relaciones:

Los niños con TOD a menudo tienen dificultades para establecer y mantener relaciones interpersonales saludables debido a su comportamiento desafiante y hostil.


Dificultades en la escuela:

Pueden tener problemas de rendimiento académico debido a su falta de cooperación y sus conflictos con maestros y compañeros.


¿CUÁNDO SOLICITAR APOYO PROFESIONAL?


Si observas que tu hijo muestra patrones persistentes de comportamiento desafiante y agresivo que interfieren significativamente en su vida cotidiana y en sus relaciones con los demás, es importante buscar ayuda profesional. Aquí hay algunas señales de que puede ser el momento de consultar a un especialista:


Duración y severidad:

Si el comportamiento desafiante ha persistido durante al menos seis meses y es severo, es recomendable buscar ayuda.


Impacto en la vida cotidiana:

Si el comportamiento desafiante interfiere en la vida familiar, en la escuela o en otras áreas importantes de la vida del niño.


Fracaso de las estrategias de crianza:

Si las estrategias de crianza habituales no parecen ser efectivas y el comportamiento empeora con el tiempo.


Preocupación por la seguridad:

Si el comportamiento incluye violencia física o amenazas graves hacia otros, es esencial buscar ayuda de inmediato para garantizar la seguridad de todos los involucrados.


Cambios significativos en el estado de ánimo:

Si el niño muestra cambios significativos en su estado de ánimo, como irritabilidad constante o síntomas de depresión o ansiedad.


En estos casos, un profesional de la salud mental, como un psicólogo o psiquiatra infantil, puede llevar a cabo una evaluación exhaustiva y proporcionar orientación y tratamiento adecuados para abordar el Trastorno Opositor Desafiante. El apoyo temprano y adecuado puede marcar una diferencia significativa en la vida del niño y su familia, ayudándolos a desarrollar estrategias efectivas para lidiar con los desafíos del TOD.


Mayor información:

Medline Plus.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page