top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

LAS VACUNAS CONTRA COVID-19 SI FUNCIONAN


¿QUÉ ES?


Las vacunas contra el COVID-19 han sido una herramienta crucial en la lucha contra la pandemia. Sin embargo, ha habido una serie de mitos y desinformación que han circulado. En esta entrada, vamos a aclarar por qué las vacunas contra el COVID-19 son efectivas y destacar los beneficios de su aplicación.


Cómo Funcionan las Vacunas contra el COVID-19


Las vacunas contra el COVID-19 funcionan al estimular una respuesta inmunológica en el cuerpo sin causar la enfermedad real. Esto se logra mediante la introducción de una parte inofensiva del virus o una versión debilitada del mismo. Cuando el sistema inmunológico detecta esta "representación" del virus, desarrolla una respuesta defensiva. Si en el futuro una persona se encuentra con el virus real, su sistema inmunológico está mejor preparado para combatirlo.


Beneficios de las Vacunas contra el COVID-19:


Previenen la Enfermedad Grave:

Las vacunas reducen significativamente el riesgo de desarrollar formas graves de COVID-19, lo que disminuye la probabilidad de hospitalización y muerte.

Reducción de la Transmisión:

Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir el virus a otros, lo que contribuye a frenar la propagación de la enfermedad.

Protección Colectiva:

A medida que más personas se vacunan, se logra la inmunidad colectiva, lo que beneficia a toda la comunidad, incluyendo a aquellos que no pueden vacunarse por razones médicas.

Variante Protección:

Aunque algunas variantes del virus son preocupantes, las vacunas han demostrado ser efectivas en la prevención de enfermedades graves, incluso frente a las variantes.

Seguridad Comprobada:

Las vacunas han pasado por rigurosos ensayos clínicos y se monitorean continuamente para garantizar su seguridad.


Desmintiendo Mitos Comunes:


Mito:

Las vacunas se desarrollaron demasiado rápido para ser seguras.

Realidad:

Las vacunas se desarrollaron rápidamente gracias a la inversión de recursos y la colaboración global, pero se siguieron rigurosos estándares de seguridad.

Mito:

Las vacunas pueden modificar el ADN.

Realidad:

Las vacunas de ARN mensajero (ARNm) no alteran el ADN humano. Funcionan en el citoplasma, no en el núcleo celular.

Mito:

Las vacunas causan efectos secundarios graves.

Realidad:

Los efectos secundarios de las vacunas son generalmente leves y temporales, como fiebre o dolor en el lugar de la inyección. Los beneficios superan ampliamente los riesgos.

Mito:

Ya tengo anticuerpos porque tuve COVID-19.

Realidad: Las vacunas fortalecen y prolongan la respuesta inmunológica incluso en personas que ya han tenido COVID-19.


En resumen, las vacunas contra el COVID-19 son una herramienta poderosa para prevenir enfermedades graves y detener la propagación del virus. Están respaldadas por evidencia científica sólida y son esenciales para proteger la salud individual y comunitaria. Al vacunarnos, contribuimos a poner fin a la pandemia y regresar a una vida más segura y normal.



Mayor información:

Ciencia UNAM.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


bottom of page