top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

EXAMEN DE LA VISTA EN NIÑOS

¿QUE ES?


El examen visual en niños es un procedimiento diseñado específicamente para detectar de manera temprana posibles problemas de visión en los más jóvenes. Su principal objetivo es identificar cualquier enfermedad o anomalía visual que pueda afectar el desarrollo y bienestar de los niños.


¿QUE HACER EN CASA PARA CUIDAR LA VISTA DE LOS NIÑOS?


La salud visual de los niños es esencial para su desarrollo y aprendizaje. Aquí te presentamos algunas pautas recomendadas por la Academia Americana de Oftalmología y la Academia Americana de Pediatría para garantizar una visión saludable en los niños en diferentes etapas de su vida:


Al nacimiento:

El primer paso en el cuidado de la visión de un recién nacido es un examen ocular inicial. Este examen puede detectar infecciones, malformaciones o incluso cataratas que puedan afectar la visión del bebé.


6 meses de edad:

A esta edad, es importante vigilar la alineación de los ojos y el desarrollo de la visión. Si se detectan problemas en este período, es crucial abordarlos temprano para garantizar un desarrollo visual adecuado.


1 a 4 años:

Durante esta etapa, se puede realizar una revisión visual utilizando equipo oftalmológico especializado. Esto ayudará a detectar problemas visuales que podrían pasar desapercibidos en la vida diaria del niño.


5 años o más:

A partir de los 5 años, se recomienda realizar revisiones visuales anuales. Estas revisiones se centran en examinar cada ojo por separado y pueden ser realizadas por profesionales de la salud ocular. Si se detecta cualquier alteración, es importante consultar a un oftalmólogo pediatra para un diagnóstico y tratamiento adecuados.


¿CUANDO ACUDIR A REVISION DE LA VISION EN NIÑOS?


Es esencial estar atentos a las señales que podrían indicar la necesidad de una consulta especializada en problemas de visión en niños:


Alteración en el alineamiento de los ojos:

Si nota que los ojos del niño se desvían hacia adentro o hacia afuera de manera constante, es importante consultar a un especialista en visión.

Observar un punto blanco o gris en la pupila:

La presencia de niebla en la pupila puede ser un signo de una condición ocular que requiere atención inmediata.

Movimientos oculares muy rápidos:

Movimientos oculares inusuales pueden indicar problemas de visión que deben ser evaluados por un profesional.

Pus en los ojos recurrente que no mejora:

Si el niño experimenta lagañas constantes y no muestra mejoría con el tiempo, es aconsejable buscar ayuda profesional.

Ojos siempre llorosos:

La persistente irritación y lagrimeo excesivo pueden ser síntomas de un problema subyacente en la visión.

Párpados caídos:

Los párpados caídos pueden interferir con la visión y requieren evaluación por parte de un especialista.

Sensibilidad a la luz:

Si el niño se queja de que la luz le molesta de manera constante, es importante investigar la causa de esta sensibilidad.


En resumen, el cuidado de la visión en los niños es esencial para su desarrollo y bienestar. Realizar exámenes visuales regulares y estar atentos a las señales de problemas visuales son pasos clave para garantizar una visión saludable en la infancia. No dude en buscar consulta especializada cuando sea necesario para abordar y tratar cualquier problema de visión que pueda surgir.


Mayor informacion


Video


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page