top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

DERMATITIS ALERGICA EN NIÑOS


¿Qué es la Dermatitis Atópica en Niños?

La dermatitis atópica en niños, también conocida como eccema, es una afección crónica de la piel caracterizada por la inflamación y sequedad cutánea. Esta condición puede afectar a niños de todas las edades y se manifiesta con erupciones cutáneas pruriginosas y enrojecidas. La dermatitis atópica no es contagiosa y puede variar en gravedad, pero su manejo adecuado es esencial para el bienestar del niño.

 

¿Cuáles son los Síntomas de la Dermatitis Atópica en Niños?

Erupciones Cutáneas:

Las áreas afectadas pueden mostrar parches de piel roja e inflamada que pueden volverse escamosos o con costras.

Picazón Intensa:

La picazón es un síntoma prominente y puede causar incomodidad significativa para el niño.

Sequedad Cutánea:

La piel afectada tiende a ser seca y áspera, lo que contribuye a la sensación de irritación.

Engrosamiento de la Piel:

Con el tiempo, las áreas afectadas pueden volverse más gruesas y rugosas debido al rascado frecuente.

Inflamación y Enrojecimiento:

La piel afectada puede estar inflamada y mostrar un tono rojizo.

 

¿Cómo se Desarrolla la Dermatitis Atópica en Niños?

La dermatitis atópica puede desarrollarse debido a una combinación de factores genéticos y ambientales. Los niños con antecedentes familiares de alergias o dermatitis atópica tienen un mayor riesgo. La exposición a alérgenos, irritantes y cambios climáticos también puede desencadenar o empeorar los síntomas.

La piel en niños con dermatitis atópica tiene una barrera protectora comprometida, lo que permite que la humedad escape más fácilmente y permite la entrada de alérgenos e irritantes. Esto lleva a la sequedad, inflamación y picazón características de la condición.

 

¿Qué Hacer en Casa para Niños con Dermatitis Atópica?

Hidratación Regular:

Aplica cremas emolientes o ungüentos para mantener la piel bien hidratada. Evita productos con fragancias que puedan irritar.

Ropa Suave y Transpirable:

Viste al niño con ropa suave de algodón que permita que la piel respire. Evita tejidos ásperos o ajustados.

Evitar Triggers:

Identifica y evita posibles desencadenantes, como detergentes fuertes, productos de limpieza con fragancias y cambios bruscos de temperatura.

Baños Moderados:

Realiza baños cortos con agua tibia y utiliza jabones suaves y sin fragancias. Sécalo suavemente sin frotar.

Uso de Medicamentos Tópicos:

Aplica cremas o ungüentos recetados por el médico para controlar la inflamación y picazón.

Cortar Uñas Cortas:

Mantén las uñas del niño cortas para evitar dañar la piel al rascarse.

Evitar Rascado Excesivo:

Enseña al niño técnicas de rascado suave y evita que se rasque en exceso para prevenir lesiones en la piel.

Consulta Médica Regular:

Programa chequeos regulares con el dermatólogo para evaluar la evolución de la dermatitis y ajustar el tratamiento según sea necesario.

La dermatitis atópica en niños puede ser manejada eficazmente con cuidados adecuados en el hogar y el seguimiento regular con profesionales de la salud. La colaboración entre padres y médicos es fundamental para proporcionar el mejor cuidado posible y mejorar la calidad de vida del niño afectado por esta afección cutánea.



Mayor información


Video

179 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page