top of page
  • Foto del escritorDr Valenciano

ASEO NASAL EN NIÑOS

¿QUÉ ES?


El aseo nasal en bebés pequeños se refiere al proceso de limpiar suavemente las fosas nasales de un bebé para eliminar la mucosidad y otros desechos, facilitando así su respiración y comodidad. Los bebés no pueden sonarse la nariz por sí mismos, por lo que a menudo necesitan ayuda para mantener sus vías respiratorias claras y evitar la congestión nasal.


¿QUÉ HACER EN CASA PARA REALIZAR EL ASEO NASAL DE LOS BEBES?


Lavado de manos:

Antes de tocar a tu bebé o llevar a cabo cualquier procedimiento de aseo nasal, asegúrate de lavar bien tus manos con jabón y agua caliente.

Utilizar soluciones salinas:

Las soluciones salinas para bebés, disponibles en farmacias, son seguras y efectivas para ablandar la mucosidad en las fosas nasales. Aplica unas gotas en cada fosa nasal antes de realizar el aseo.

Aspirador nasal:

Utiliza un aspirador nasal especial para bebés. Estos dispositivos permiten succionar suavemente la mucosidad sin dañar la delicada mucosa nasal del bebé. Sigue las instrucciones del fabricante y asegúrate de limpiar y desinfectar el aspirador después de cada uso.

Posición adecuada:

Coloca al bebé en una posición cómoda y segura. Puedes acostarlo sobre su espalda con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás o utilizar una posición más vertical sosteniendo su cabeza con cuidado.

Succión suave:

Inserta suavemente la punta del aspirador nasal en una de las fosas nasales del bebé y succiona de manera muy suave. No apliques demasiada presión ni lo hagas durante mucho tiempo para evitar irritar la nariz del bebé.

Repetir en la otra fosa nasal: Repite el proceso en la otra fosa nasal. Asegúrate de que el bebé esté tranquilo y cómodo durante todo el procedimiento.


¿CUÁNDO SOLICITAR APOYO PROFESIONAL?


En la mayoría de los casos, el aseo nasal en casa es suficiente para aliviar la congestión nasal en bebés pequeños. Sin embargo, debes considerar buscar ayuda profesional en las siguientes situaciones:


Dificultad para respirar:

Si el bebé tiene dificultades para respirar, jadea o muestra signos de asfixia, busca atención médica de inmediato.

Síntomas persistentes:

Si la congestión nasal persiste durante un período prolongado o empeora a pesar de los cuidados en casa, consulta a un pediatra.

Sangrado nasal:

Si observas sangrado nasal en el bebé después del aseo nasal, busca asesoramiento médico para descartar posibles lesiones o problemas de sangrado.

Malestar o fiebre alta:

Si el bebé se siente incómodo, tiene fiebre alta o muestra otros síntomas preocupantes, es importante consultar a un profesional de la salud.

En resumen, el aseo nasal en bebés pequeños es una parte importante del cuidado infantil para mantener sus vías respiratorias despejadas y promover su comodidad. Sin embargo, es esencial hacerlo con suavidad y buscar ayuda profesional en caso de preocupaciones o síntomas graves.



Mayor información


Video



88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page